Al extender e integrar su infraestructura de servicios y cargas de trabajo desde sus Centros de Datos físicos o desde otros Proveedores de Servicio, hacia la nube de Azure, las organizaciones se preparan para aprovechar las ventajas en cuanto a eficiencia y desempeño, así como la reducción de costos y la agilidad que ofrecen los modelos de servicio en la nube. Además, es un primer paso para preparar los escenarios de migración que puedan aplicar dependiendo de sus procesos de evaluación y análisis al comparar la operación con recursos locales vs. recursos y servicios alojados en la nube.

Además, al integrar sus recursos y soluciones corporativas con los servicios en la nube, extiende su estado digital y potencia la productividad y desempeño de sus colaboradores, administrando y controlando el acceso seguro a estos recursos desde cualquier lugar en cualquier momento, bajo políticas basadas en acceso condicional y análisis inteligente de riesgos que contribuyen a la protección de los activos digitales de la organización, y que son transparentes para la experiencia de usuario final.

Contáctenos para más información sobre esta y otras soluciones.